Costa Rica - El País CR - La pericada en la encrucijada, de la 2ª Ronda  

     

La pericada en la encrucijada, de la 2ª Ronda


Fecha de publicación:   14/Mar/2018 00:46:11

Cuando se viven los acontecimientos es cuando, paradójicamente, hay menos capacidad para entenderlos cabalmente. Pero hay que intentarlo, aunque sean a primera entrada incomprensibles. Lo que ha ocurrido, con la primera Ronda y con el plato que nos han dejado servido, sencillamente no se comprende, ni aun de parte de los que creíamos que ya todo lo habíamos visto. El panorama es el de tener que escoger entre un candidato oficial, de un partido que se montó en el cambio y que no lo dio, y un candidato de oposición de un partido de los pequeños que se montó en la protección del esquema clásico moral y familiar, apoyado a tiempo completo por los evangélicos. El bipartidismo tradicional quedó con knock out  técnico. De paso como que los candidatos de más de medio siglo a cuestas ya no gustan. ¿Quiénes elegirán? El grupo más fuerte es el del abstencionismo, sea los agüevados de la política y de los políticos y, por reflejo, de la democracia, grupo que puede aumentar de cara a la 2ª Ronda. Luego siguen, en orden de fuerza, los socialdemócratas (PLN) y los socialcristianos (PUSC). Voy con los del PLN, que unidos podrían determinar la 2ª Ronda, conocidos como verdes o pericos. El asunto está jodido. Votar por el partido que despedazó al PLN a base de una acusación de corruptos e inútiles, es votar por el peor enemigo. Sería llevarlo al poder y tener que dedicarse los cuatro años a hacer una férrea oposición pero inteligente, labor nada sencilla. ¿Para qué entonces? Esto aparte de que sería mantener un gobierno que ya demostró que no tenía el repelente infalible contra la corrupción (la que indudablemente no tiene color ni ideología), ni la capacidad necesaria para negociar, ni el músculo indispensable para conjurar el desmadre en el que seguimos. Don Carlos, uno de los dos Alvarado, no ha demostrado que se desmarcará de sus compas. Ya integró ese gobierno con ellos y continuaría con pocos ajustes con los mismos y en lo mismo, especialmente con la amistad especial que los une a unos sindicalistas a los que la situación fiscal y económica alarmante del país les vale un gorro, a los zurdos y a los libre-costumbristas. Votar por don Fabricio, el otro Alvarado, tiene los ya señalados riesgos de su fervor religioso y moralista y de su carencia de equipo para gobernar. Podríamos estar ante la conocida historia de tener que escoger por la opción “menos pior”. Por cierto, no es un asunto de personas, pues ambos son excelentes muchachos. A como este humilde medio tuanis ve las cosas, para la pericada con don Carlos no hay nada que hacer. A don Fabricio sí se le puede dar todo el apoyo que necesite. Al PLN le sobra gente conocedora. Ya don Fabricio se está acompañando de buenas y preparadas personas en los diversos campos. El tema de la moral no es grave y es manejable. Lo mismo el tema religioso. No es ni imaginable siquiera que en este país pueda desencadenarse una lucha relevante entre moralistas y los contrarios y entre evangélicos y católicos. La coyuntura favoreció que estos asuntos protagonizaran la 1ª Ronda, mas ya en estas finales y menos en un eventual gobierno, no son asuntos que estarán en primera página. Las prioridades de este país son muy otras y demasiado graves, sobradamente anunciadas. En este país seguiremos cabiendo y en paz, absolutamente todos. Esto nadie lo podrá alterar. No ha nacido; por dicha no ha nacido siquiera el populista con capacidad de llevarnos al despeñadero. Don Fabricio no se está jodiendo ni se joderá si llega al poder, solo para quedar mal. Sabe perfectamente que solo con la razón, con sentido de equilibrio y con solidaridad se puede gobernar bien. Yo opino, que la pericada no tiene otra salida. Tiene que ir a votar y por el más palatable para el grupo.  Y si don Fabricio queda, pues a ayudarle a gobernar, porque sí es posible coadyuvar a salvar esta tropicalísima República, que tendrá que llegar a entender que la felicidad hay que ganársela. Por lo demás, a este muchacho le quedará muchísimo más fácil negociar con los contrarios, porque no ha tenido tiempo ni oportunidades de hacer enemigos ni de heredarlos. Ya don Rodolfo, del PUSC, dio su adhesión personal a don Carlos. No es que el PUSC vaya con él. Muchos del PUSC ya van con don Fabricio. Algunos del PLN se adelantaron a darle su adhesión. Otros verdes ya se la dieron a don Fabricio. Don Oscar, don Antonio, don Johnny, doña Laura, aunque ya hayan dicho algo, deberían contundentemente admitir (si por ahí fueren) que van a votar por don Fabricio. Esto orientaría claramente a la pericada, para que en bandada pueda expresar su típica algarabía. No se puede favorecer a quienes nos hayan tratado de sinvergüenzas. Hay una factura por pagar. Lo indiscutible es que esta 2ª Ronda será una auténtica lotería. A apostar entonces. (*) Mauro Murillo A. es Abogado  
Fuente: http://www.elpais.cr/2018/03/13/la-pericada-en-la-encrucijada-de-la-2a-ronda/